El Caso de Prueba del Seguro de Interrupción de Negocios: El Tribunal Superior ha dictado sentencia en el caso de prueba de la Autoridad de Conducta Financiera (FCA).

El Tribunal Superior ha emitido su sentencia en el caso de prueba de la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) sobre la cobertura de Interrupción de Negocios en el Reino Unido a raíz de la pandemia Covid-19 (coronavirus). El Tribunal se mostró a favor de los argumentos planteados por la FCA en la  mayoría de las cuestiones clave.

La pandemia de coronavirus ha llevado a perturbaciones generalizadas y cierres de negocios que derivan en pérdidas financieras sustanciales. Muchos clientes han reclamado estas pérdidas bajo sus pólizas de seguro de BI (Business Interruption). La mayoría de las pólizas de las PYME solo cubren los daños materiales y tienen cobertura básica para BI como consecuencia de los propios daños materiales. Sin embargo, algunas pólizas también ofrecen cobertura para las pérdidas que se derivan de enfermedades infecciosas o de notificación obligatoria (enfermedad que por ley requiere ser notificada a las autoridades gubernamentales), la denegación de acceso sin daños y el cierre o restricciones de las autoridades públicas. En algunos casos, las compañías aseguradoras han aceptado la responsabilidad en virtud de estas pólizas, pero otras se han negado a hacerlo, lo que ha llevado a una preocupación generalizada por esta falta de claridad.

Este caso de prueba marca un intento de proporcionar más claridad y reducir la cantidad de litigios en torno a esta cuestión. El caso de prueba no pretende abarcar todas las posibles controversias, sino resolver algunas incertidumbres contractuales clave. El papel de la FCA era presentar los argumentos de los asegurados en su mejor provecho, y el regulador seleccionó  una muestra representativa de los condicionados de las pólizas de ocho aseguradoras: Arch, Argenta, Ecclesiastical, Hiscox,  QBE, MS Amlin, RSA y Zurich. Ese estima que está en juego entre 9.500 y 19.500 millones de euros en reclamaciones, y se ha identificado que 370.000 asegurados tienen contratadas pólizas que pueden verse afectadas por el resultado del caso de prueba.

 

«La mayoría, pero no todas, de las cláusulas de enfermedad de la muestra del caso de prueba proporcionan cobertura para las pérdidas provocadas por la pandemia de la COVID-19».

El regulador explica en un resumen de la sentencia que «el tribunal determinó que la mayoría, pero no todas, de las cláusulas de enfermedad en la muestra del caso de prueba proporcionan cobertura para las pérdidas provocadas por la pandemia de la COVID-19. También dice que ciertas cláusulas de denegación de acceso en la muestra proporcionan cobertura, pero esto depende de la redacción detallada de la cláusula y de cómo la empresa se vio afectada por la respuesta del Gobierno a la pandemia, incluso, por ejemplo, si la empresa estaba sujeta a una orden de cierre obligatoria y si se ordenó que la empresa cerrara por completo. El caso de prueba también ha aclarado que la pandemia de la Covid-19 y la respuesta pública y el Gobierno fueron una única causa de la pérdida cubierta, que es un requisito clave para las reclamaciones que deben pagarse incluso si la póliza proporciona cobertura». 

Christopher Woolard, Director Ejecutivo Interino de “la FCA, comentó: «Nos complace que el Tribunal Supremo se haya pronunciado sustancialmente a favor de los argumentos que presentamos sobre la mayoría de las cuestiones clave.

Por consiguiente, las aseguradoras deberán tener en cuenta el resultado de este caso de prueba y, con independencia de las posibles apelaciones, considerar las medidas que puedan adoptar para hacer progresar en las reclamaciones como las que son objeto de la sentencia.  Los asegurados con reclamaciones afectadas pueden esperar la respuesta de su compañía seguradora dentro de los próximos 7 días.

 

¿Cuáles el alcance de este juicio?

Es importante señalar que esta sentencia no dice que las ocho aseguradoras demandadas son responsables en todos los 21 tipos diferentes de condicionados de pólizas analizadas en la muestra representativa considerada por los jueces.  El regulador subraya que «cada póliza debe ser considerada en relación con el juicio detallado para determinar su impacto en esa póliza” Además, el caso de prueba no está destinado a establecer la cantidad pagadera bajo cada póliza en concreto, pero proporcionará gran parte de la base para hacerlo.

El regulador señaló que la sentencia puede ser apelada, y cualquier apelación no impide que los asegurados traten de resolver sus reclamaciones con su ase aseguradora antes de que se conozca el resultado de cualquier apelación. 

Un último punto que destaca la FCA, afirma que es importante que «los asegurados, grupos de acción, intermediarios de seguros y sus representantes legales están debidamente comprometidos durante todo el proceso del caso de prueba”. Es por ello que el regulador ha concertado una oportunidad para que hablen con su equipo legal individualmente el lunes 21 de septiembre o el martes 22 de septiembre»..

 

Fuente: https://www.fca.org.uk/news/press-releases/result-fca-business-interruption-test-case